Recursos de salud mental para BIPOC y LGBTQ+

En este artículo, Janette Valenzo comparte su historia de trastornos de la alimentación y proporciona recursos de salud mental para BIPOC y LGBTQ+. Este artículo también está disponible en inglés.

Cuando me pidieron que escribiera esta historia, estuve alegre que podría ayudar a traer un poco de luz a los trastornos alimenticios y cómo mi latinidad juego un papel crucial en el desarrollo de mi salud y en la recuperación. Pero rápidamente me di cuenta de que esta sería la primera vez que admitiría en un foro público que tenía un trastorno alimentario. Tuve miedo. Pero espero que al final entiendan por qué elijo compartir mi historia y estos recursos con ustedes.

 Mi nombre es Janette Valenzo, soy primera generación Mexicana-Americana, y tengo una historia de bulimia, anorexia y ortorexia.

Recientemente compuse recursos de salud mental para BIPOC y LGBTQ +, hacer esto me ayudó a cimentar mi recuperación y a mantenerme enfocado en mi propia salud. A veces, cuando ayudamos a otros, nos ayudamos a nosotros mismos, esta es mi historia.

Creciendo Latina

Creciendo, estuve viviendo con los cuerpos más hermosos y diversos en el sur de Los Ángeles, mi propio cuerpo nunca fue cuestionado hasta que mi familia se mudó a los suburbios, allí estaba rodeado por una mayoría de guerras delgadas.

Fue alrededor de esta época en que llegó la pubertad y mis caderas se expandieron, mi estómago en gordo y me di cuenta del espacio que ocupaba.

Mi madre, en sus mejores intentos por hacerme sentir maravillosamente especial, decía cosas como “Así es como es tu cuerpo”. Se escuchaba muy agradable, pero también contradictorias cuando ella y mis tías también me llamaban “gordita.” Este es un término cariñoso en la cultura mexicana, pero se traduce a “fatty”. ¿Qué niño quiere escuchar eso? ¿Qué niña podría creer que su cuerpo era maravillosamente especial después de que le dijeran que gorda en inglés no significa hermosa?

Así que dejé de comer con la esperanza de poder cambiar mi cuerpo. 

Dejé de comer

Flaca no me salió fácil. Y no importa cuántas libras perdiera, nunca sería como las guerras delgadas.

Porque como decía mi mamá, “no puedes cambiar tus huesos.”

En un intento por abrazar mi latinidad en la escuela secundaria, comencé a buscar cuerpos que se parecieran al mío. Pero la típica latina retratada en los medios tenía curvas en todos los lugares correctos,tenía forma de coca-cola y estaba besada con el sol, yo no tenía nada de eso.

No era una guerra flaca, pero tampoco era latina con curvas. La bulimia me tomo mientras trataba de encajar en cualquier lugar que me llevara.

Mis padres intentaron ayudarme

Detrás de nuestras puertas cerradas, mi papá no entendió, Mamá hizo todo lo posible por ayudar en todo lo que pudo ,  ella hablaría sobre su propio cuerpo y su propia aceptación, pero cuando ella pensaba que no estaba mirando, podía ver que tenía sus propias inseguridades. 

Intentó otras formas de ayudar. Ella me daba pastillas para adelgazar cuando se lo pedía, supervisandolo. Sugeriría beber batidos con ella y me los preparaba,  pero cuando me fui con sus sugerencias sin ella, dejó de hacerlo.

Aprendí a ocultar aún más mi anorexia y bulimia. Y déjame decirte que podría ocultar eso muy bien. Porque no importa cuántos kilos perdí, nadie supo cómo llamar lo que me estaba pasando. No me veía lo suficientemente delgada como para tener un problema.

Me veía “promedia” y promedia no significa que “tenía un problema”. Entonces, sin problemas visibles, mi mamá intentó ayudarme con la última manera que conocía: alimentarme con amor.

La comida es amor

En nuestra cultura, la comida es amor. Comemos porque amamos. Alguien cocina para ti, comes porque los amas. Cocinas porque quieres que te amen tanto como a ti te encantaba cocinar para ellos.

Entonces cuando me alejé de las enchiladas, las tortillas y mucho más, estaba construyendo paredes entre mis padres y yo. La comida se convirtió en una barrera invisible entre mis padres y yo. Ya estuvimos en desacuerdo en muchas cosas. Para ellos fue difícil entender porque me quería asimilar a la cultura estadounidense. No podían entender mi esperanza de ser guerra y flaca. 

El punto que todo cambio 

Desafortunadamente, mi padre contrajo cáncer y perdió mucho peso debido a la enfermedad. Eso me puso cara a cara con mi trastorno alimentario. Mientras luchaba por comer, lo veía mirar la comida de una manera que me rompía el corazón. Aquí estaba el amor en forma física y él no se lo podía comer.

Todos los batidos que mi madre me preparaba una vez, los hacía para mantenerlo nutrido y amado. Comía para los dos con la esperanza de que se pudiera quedar.

Pero cuando se fue, mi ortorexia llegó porque no quería ocupar un espacio que podría haber sido de él. Tampoco quería enfermarme. Y la forma en que la sociedad nos dice que no nos enfermemos es comiendo sano y haciendo ejercicio. Bueno, lo llevé un poco lejos y terminé en un hospital psiquiátrico. 

Cómo me ayudó mi mamá

Mi madre me sentó fuera del hospital y me preguntó qué me había llevado hasta aquí. Me preguntó qué podía impedirme volver aquí y me instó a hacerlo. Cualquier cosa que tuviera que hacer, que lo haga, porque ella ya no sabía cómo ayudarme. Ella tenía sus propias luchas, y verme caer tan fuerte la estaba lastimando también. 

Y eso fue todo. Vi que lo que realmente necesitaba de ella era comunicación. Tener conversaciones honestas sobre cómo estamos lastimamos por dentro y cómo podríamos lastimar a los demás también, sin darnos cuenta de que lo estamos haciendo.

Estaba tan concentrado en mi dolor que nunca vi que estaba jugando un papel en las historia de los demás.

La admisión de mi madre de que estaba igual de perdida me hizo verla bajo una nueva luz. Sí, ella era mi madre, pero también era su propia persona y ella también había estado luchando. Comencé a hablar e interactuar con ella primero como persona y luego con mi madre. Nos ha ayudado mucho cuando no estamos en nuestro mejor momentos.

Esto me lleva a la segunda conversación que me acercaría un paso más a comprometerme con mi recuperación.

Cómo me ayudó mi hermana

Mi hermana menor me dijo que verme doler también la estaba lastimando. Me sorprendió. No porque  estaba lastimada, sino porque tenía miedo de decírmelo. Fue un ciclo que se estaba repitiendo.

Creciendo estaba aterrorizada de decirles a mis padres que lo que hicieron me estaba lastimando. Pero aquí estaba mi hermana incapaz de decirme que la estaba lastimando. Así que le dije que ya es suficiente. Esto termina ahora. ¿Qué puedo hacer para ayudarte? Ella me lo explicó todo y yo la escuché.

Todo lo que desearía que mis padres hubieran sabido, ahora se lo enseño a mi hermana menor. El conteo de calorías, las minucias en el espejo, las comparaciones, todo eso tenía que terminar conmigo. Es una pendiente resbaladiza y me niego a verla hacer lo mismo. Les he dejado explícitamente claro a mis tías que el peso no debe mencionarse como una indicación de cómo está una persona ni de quiénes son. Le pido a mi hermana que comparta lo que ama de sí misma. Le muestro diferentes  hermosos cuerpos de baile porque ella es bailarina y sé que eso viene con la presión de verse de cierta manera. 

Comunicarse y aprender

Siempre que veo que mis preocupaciones se reflejan en mi hermana, doy un paso atrás y me pregunto si me estoy haciendo daño a mí misma oa ella.

Y es cierto que a veces la necesidad de ser mejor para ella supera mi deseo de ser mejor para mí. A veces es más fácil para mí comprometerme con su salud que con la mía. Y por ahora está funcionando para los dos. Me comprometo con la recuperación con la esperanza de que ella nunca pase lo que yo pase.

Y veo la diferencia que la comunicación ha hecho por mi familia. Donde mi madre no decía nada cuando solo comía una comida pequeña al día o salía a correr en un clima de más de 100 grados, ahora ella es la primera en decir que pare y ofrece llevarnos a almorzar para hablar. Sonrío sabiendo lo lejos que hemos llegado.  

Lugares seguros para BIPOC

Al crecer, no veía un espacio seguro que reflejo quién soy. Me di cuenta de que este era el mayor factor decisivo al pedir ayuda. Quizás en una comunidad BIPOC podría haber hablado sin sentirme juzgado.

Porque soy latina y quuer, a veces me sentia perdida en la cultura americana guerra y heterosexual. Eso es lo que me inspiró a crear recursos de salud mental para BIPOC y LGBTQ+.

La salud mental no era realmente algo de lo que hablamos en mi hogar mexicano. De hecho, me dijeron que nunca lo mencionara. Cuando comencé a recuperarme, comencé a preguntarme por qué. ¿Por qué no estamos hablando de esto? Creo que las razones son personales, algo con la cultura, algo de género. Pero no hablar de salud mental se trata realmente de estigma, miedo y juicio. Y quiero que cambie.

Recursos de salud mental para BIPOC y LGBTQ +

Creer los recursos de salud mental para BIPOC y LGBTQ + porque mi ortorexia y anorexia han regresado durante esta pandemia. Si yo, una latina queer que ha pasado una década reuniendo recursos y aprendiendo sobre salud mental, está luchando otra vez con su recuperación, ¿cómo les va a los demás? Necesitamos saber que hay espacios para nosotros, especialmente porque nos sentimos cada vez más aislados durante este tiempo.

Compilé esta lista revisando Instagram, la plataforma de redes sociales donde me comparo con otros cuerpos. Si transformo Instagram en un recurso en lugar de desplazarme horas deseando ser esto o aquello, entonces podría recuperar algo de control sobre mi propia salud. Cada día que trabajaba en esta lista, me sentía menos sola.

Pero incluso mientras trabajaba en ello, vi que tenía que responsabilizarme por mi recuperación. Trabajaría en la lista y me “olvidaría” de comer. Pero después del segundo día, mi madre me llamó a esto. Mi hermana dijo que me estaba quedando vacía y que eso no ayudaría a nadie. Y finalmente le dije a mi novio que realmente apreciaba cuando cocinaba para mí, porque me recordaba lo que la comida realmente siempre ha sido para mí: el amor.

Sin comida no tenía amor, y con cada mordida me recordaba la razón detrás de la comida en nuestra cultura.

Admito que lloré escribiendo la oración de arriba. Me asusta revelar que todavía estoy luchando, incluso cuando comparto estos recursos. Pero esta vulnerabilidad es importante. No soy perfecto y no lo sé todo. Ninguno de nosotros sabe.

Consejos para los padres de BIPOC*

*Por favor tome esto como quiera. Entiendo que todos tienen experiencias diferentes y nunca le quiero decir a alguien como criar sus hijos. 

Mi consejo específico y sugerido para los padres de BIPOC es este:   escuchen y no tengan miedo de no hacerlo bien la primera vez cuando intenten ayudar a su hijo. Sepa que su hijo tendrá que luchar para aceptar sus propios ideales culturales de belleza y salud porque lo guerrero de los Estados Unidos tiene una influencia tan poderosa en nuestra versión de los estándares ideales de belleza y salud. 

Para los padres de niños de primera generación, entiendan que existe una curva de aprendizaje. Tiene sentido que los ideales sociales del nuevo país y los ideales del país de origen anterior choquen.

Acepte que su hijo está tan perdido como usted y necesita que usted esté abierto a aprender con él. Habla de tus propios problemas con imagen y comida. Comparta las presiones que ha enfrentado y cómo puede que todavía se enfrente, y escuche cómo sus hijos lo necesitan. Porque esa es la cosa: a veces podemos saber lo que necesitamos, pero tenemos demasiado miedo de decir algo. Como estaba con mi madre y como mi hermana estaba conmigo. 

Para aquellos niños BIPOC y LGTBQ + que luchan, no están solos. Hay espacios que te reflejan. Espero que esto ayude.


Janette Valenzo es una actriz, poeta, y defensora de la salud mental en el sur de California. También es escritora y ha actuado sus poemas en D.C., LA y OC; también su actuación de teatro la ha llevado a diferentes lugares en el país. Le encanta viajar internacional y localmente. Puede seguirla en Instagram @janettevalenzo