Cómo comprar ropa cuando tu hija utiliza tallas grandes

Los cuerpos vienen en todas las tallas, y si usted tiene una hija que utiliza tallas grandes, necesita considerar cómo ayudarle a encontrar prendas de ropa que la hagan sentir bien. La ropa en tallas grandes para niñas, y ropa talla grande junior puede ser difícil de encontrar, pero los padres pueden hacer el proceso mucho más fácil al identificar tiendas al por menor que venden tallas grandes, poniéndose además creativos con las compras en línea.

Algunas tiendas en línea que venden “ropa talla grande para niñas” son:

Algunas tiendas en línea que venden “ropa talla grande junior” son:

Cosas en las que pensar al momento de comprar ropa de talla grande para niñas

Vivimos en una sociedad que promueve ideales corporales dañinos. Los cuerpos vienen en una amplia variedad de formas y tallas. Pero la industria de la moda hace ropa para un reducido -literalmente- tipo de cuerpo. La falta de moda en tallas grandes para niñas e infantes es frustrante para los padres.

Los niños que viven en cuerpos más grandes están en riesgo de odiar su propio cuerpo, tener una mala alimentación, y de sufrir desórdenes alimenticios. Esta no es una sorpresa, debido a que es difícil vivir en un cuerpo más grande en nuestra sociedad.

Le recomendamos a los padres que tienen niñas de talla grande, preadolescentes, y adolescentes, aprender sobre Salud en Cada Talla. Este enfoque anima a los padres a aceptar completamente el cuerpo de sus hijas. Pero incluso para los padres más comprensivos será difícil ayudar a sus hijos a sentirse cómodos cuando las tiendas fallan en la labor de vender ropa talla grande para niñas.

Cuando comprar no es divertido porque hay una falta de ropa talla grande para niñas

Ir de compras -un rito de iniciación para todo adolescente- puede ser una situación tensa cuando se está buscando ropa en tallas grandes para niñas. Puede ser que las prendas de ropa no les queden bien, pueden ser un poco ajustadas en ciertas partes, y demasiado holgadas en otras. Aún peor, muchas tiendas de ropa ni siquiera venden ropa talla grande para niñas.

Las crisis de compras son comunes durante este momento delicado en el crecimiento físico y el desarrollo emocional de una niña. Los padres y sus hijas pueden sentirse muy mal consigo mismos porque hay muy pocas opciones disponibles.

De hecho, ir de compras puede ser un desencadenante importante para el comienzo de problemas con el odio corporal y las dietas. Dado que la dieta es un factor de riesgo importante para los trastornos alimentarios, es importante abordar las dificultades que generan las compras.

Por esta razón es una buena idea pensar de manera crítica sobre la ropa antes de ir a comprar con tu hija. La educación puede ayudarle a usted y a ella a entender las opciones y a moverse por los probadores sin ninguna vergüenza.

La mayoría de las prendas están hechas para “tallas únicas”

La gran mayoría de la ropa disponible en las tiendas minoristas es para “tallas únicas”, las cuales van desde la talla 0-12 para adultos. A las personas que viven con cuerpos más grandes les resulta extremadamente difícil encontrar ropa elegante en su talla.

En 2012, se estimó que 67% de las mujeres estadounidenses son de “talla grande” (talla 14 o más) (Bloomberg). Sin embargo, a la ropa de talla grande a menudo se le da una pequeña fracción del espacio en las tiendas departamentales. Lamentablemente, la mayoría de los minoristas masivos no se adaptan a tamaños superiores a 12.

Esto significa que las personas que viven en cuerpos más grandes tienen dificultades para encontrar ropa que satisfaga sus necesidades corporales y estilo personal.

La excusa de los diseñadores de moda es que hacer ropa de talla grande es difícil. Esto seguirá siendo cierto siempre que los consumidores acepten la falta de selección de ropa de talla grande. Necesitamos aumentar la presión sobre los minoristas y los diseñadores de moda para que vistan a nuestras niñas, preadolescentes y adolescentes más grandes.

Tallas de ropa para niñas y niños

La ropa de los niños se basa en la edad. Esto supone una curva de crecimiento recta en la que los niños crecen a un ritmo estándar. Sin embargo, no todos los cuerpos están hechos para ser rectos. Por ejemplo, una niña de 8 años puede necesitar una talla 12 para adaptarse a su cintura, pero una talla 12 es demasiado larga.

El momento más difícil para las niñas de talla grande es cuando se encuentran entre las tallas de ropa infantil y juvenil. Por ejemplo, una niña de 10 años puede necesitar una talla 2 juvenil que se ajuste a su cintura, pero los agujeros del cuello, de los brazos y el largo están mal. Las tallas juveniles pequeñas dan demasiado espacio para el busto, no hay suficiente espacio para la barriga y la longitud es incorrecta para la mayoría de los niños.

Tallas de ropa Junior

Las tallas para niños terminan a los 12 años, momento en el que una niña ingresa al departamento juvenil. Una adolescente de 13 años de talla grande no podrá usar la talla 5 o 7 de junior. Necesita ropa que se ajuste a la forma de su cuerpo. Las tallas únicas asumen que crecemos de acuerdo con los estándares de belleza delgados, sin embargo, la mayoría de nosotros no crecemos así.

Este desajuste ocurre justo cuando las niñas aumentan de peso en la pubertad, y sus formas están en transición. Es como si las tallas junior olvidaran que los cuerpos de las preadolescentes aumentan de peso y crecen de manera impredecible. Las tallas únicas asumen una proporción estándar de pecho, cintura y cadera que no se ajusta a la mayoría de la población.

Tallas de las marcas

Cada marca usa su propia tabla de tallas. Esto significa que la talla de una mujer puede variar hasta en cuatro tamaños según la marca de ropa. Esto agrega un estrés significativo para las personas que viven en cuerpos más grandes, las cuales ya se sienten increíblemente vulnerables en el vestuario y los probadores.

Es posible que una adolescente que tenga más peso en sus muslos no pueda usar ropa de una marca determinada. Una adolescente que lleve el peso en su busto puede encajar perfectamente con esa marca. Esto sucede tanto con las tallas únicas, como con las tallas grandes.

La variación entre marcas puede ser asombrosa e inimaginable. Aquí hay una mujer probándose la misma talla en diferentes marcas:

Source: Business Insider

Cómo comprar en la tienda

Para evitar generar vergüenza corporal y angustia, investigue un poco antes de ir de compras con su hija. Primero, identifique si su hija es de talla única o talla grande.

Si su hija usa una talla única, podrá encontrar ropa para ella en la mayoría de las principales tiendas. Pero las niñas que están en el lado grande de las tallas únicas, o que son de talla grande, pueden vérsela más difícil al momento de elegir. Usted desea minimizar el dolor de no poder usar el tamaño más grande de la tienda. Si su hija es de talla grande, es probable que tenga más dificultades para encontrar opciones en su centro comercial local.

1. Sea un explorador de la moda:

Vale la pena hacer un poco de exploración por adelantado. Averigüe si los minoristas locales venden ropa de talla grande para niñas y talla grande para jóvenes. Es mejor no traer a su hija a sus expediciones de exploración. Puede ser frustrante para ambos ver que no hay tallas grandes. Resguarde a su hija de la evidencia externa de que algo está mal con su cuerpo. Probablemente ya se esté enfrentando a eso todos los días. No podemos proteger a nuestras hijas de los constantes recordatorios de que su cuerpo no se ajusta a nuestro ideal cultural. Pero podemos protegerla de la exposición innecesaria a las tragedias de la moda.

2. Aumenta los tamaños

Al comprar ropa en una tienda minorista, la clave es prepararse con anticipación para “aumentar el tamaño”. Esto es especialmente acertado si su hija ha aumentado de peso recientemente o su cuerpo ha cambiado.

Aumentar los tamaños significa que usted elegirá varios tamaños de la misma prenda, incluido alguno del que tiene la seguridad de que será demasiado grande. Igualmente trate de evitar seleccionar algo que esté bastante seguro de que será muy pequeño. Haga que su hija se pruebe la ropa desde la talla más grande hasta la más pequeña. Evite mirar la etiqueta de tamaño mientras se prueba. Esto la ayudará a disfrutar de cualquier tamaño que realmente le quede, en lugar de empezar con algo pequeño y tratar de forzar su cuerpo a algo incómodo o desesperado por el tamaño de su cuerpo.

Anímela a ignorar la talla de la etiqueta mientras se prueba la ropa, recordándole que cada marca tiene un tamaño diferente y que es importante comprar cosas que le queden bien, independientemente de la talla de la etiqueta. Tenga cuidado al evitar juzgar el proceso de las tallas.

3. No elogie la talla de la ropa

Si le queda un tamaño más pequeño de lo que esperaba, no la elogie por tener un cuerpo más pequeño. Solo reconozca que la prenda le queda bien. Si ella es muy grande para la prenda más grande de un determinado estilo, recuérdele que esa talla es una locura.

Recuerde: si los pantalones no le quedan, es culpa de los pantalones, no de su cuerpo.

Si los pantalones le quedan o no, eso nunca debe significar que usted elogie o desapruebe el cuerpo de su hija. Recuérdele a su hija que el trabajo de la ropa es adaptarse a su cuerpo. No es trabajo de su cuerpo adaptarse a la ropa.

Cómo hacer que las compras en línea funcionen

Desafortunadamente, la mayoría de las principales tiendas de ropa no ofrecen ropa de talla grande y, si lo hacen, puede ser muy limitada. Una excepción para los Juniors es Forever 21 y H&M, las cuales hacen un trabajo decente al incluir tallas grandes junior directamente en las tiendas.

Muchos minoristas ofrecen tallas grandes en línea. Las compras en línea no son lo mismo que un viaje de compras tradicional, pero es posible que su hija lo prefiera así.

1. Ordene más

Juntas pueden buscar minoristas en línea, llenar carritos de compras y realizar pedidos. Si puede, haga un pedido excesivo de la ropa asumiendo que probablemente devolverá entre 30% y 70% de toda la ropa comprada en línea. Si su presupuesto lo permite, pida al menos dos tamaños de cada artículo para que haya más opciones.

2. Tome medidas

¡Hacer pedidos en exceso no siempre es posible! La alternativa es tomar medidas corporales cuidadosas y consultar las tablas de tallas de cada tienda.

3. Llene el carrito

Considere que su hija haga la parte “divertida” de agregar las cosas que le gustan al carrito. Considere usted asumir la parte difícil/frustrante de decidir qué tamaño pedir.

4. Planifique un día de prueba

Espere hasta que lleguen todos los paquetes y tenga un día de prueba. Esta puede ser una divertida réplica de la experiencia en los vestuarios. Arregle toda la ropa en varios tamaños. Diseñe diferentes atuendos y combinaciones. Ayude a su hija a evaluar qué tan bien le queda la ropa y haga que se siente, se pare y corra con ella. Hagan una pila con lo que finalmente comprarán, lo que quizás elijan, y lo que definitivamente devolverán. Esto optimizará la experiencia de su hija y minimizará la vergüenza por las tallas.

Esto es muy parecido al viaje de compras tradicional, pero en la comodidad del hogar. Una vez que tenga las pilas ordenadas según lo bien que le quede la ropa, puede evaluar su presupuesto y devolver lo que no le queda.


Ginny Jones is the editor of More-Love.org. She writes about parenting, body image, disordered eating, and eating disorders. Ginny is also a Parent Coach who helps parents handle their kids’ food and body issues.